miércoles, 13 de abril de 2011

Concurso: Una cancion, Una Historia..01

Holaa ^^ pues, como sabrán, me inscribí en un concurso del blog: Dreaming in Wonderland (http://dreaming-in-wonderland.blogspot.com/) & hoy fue la primera canción, así que acá les dejo la historia..

Appreciate-Demi Lovato

Los rayos del sol se colaron por mi ventana, pero en vez de levantarme tomé la sábana entre mis dedos y me tapé con ella. Mi mirada, luego de pasear por toda la habitación, se posó en el calendario. Sí, hoy al fin se cumplía exactamente un año de la muerte de mi madre. Y ese mismo día era mi cumpleaños número 16.
Me levanté luego de escuchar la alarma del despertador que se encontraba en mi recámara sonar como tres veces. Me demoré más tiempo de lo usual en arreglarme, la verdad no tenía ganas de ir al instituto hoy. Pero mi padre no me iba a creer otra excusa más así que sin más que hacer salí de mi habitación.
Bajé las escaleras con una sensación de nostalgia en mí. La casa estaba vacía, como siempre, ya que casi no veía a mi padre por asuntos de trabajo. Pero hoy me había prometido darse un tiempo para venir a verme. Y esperaba que lo hiciese.
Las horas pasaron rápido, y luego de que acabó el instituto me dirigí a casa, como un día más. Muy pocos me felicitaron por mi cumpleaños, por no decir casi nadie, pero me daba igual. Desde la muerte de mi madre había cambiado, y me había vuelto en una persona más tímida y no muy sociable que digamos, por lo que era extraño que alguien me dirigiese la palabra.
Abrí la puerta de mi habitación y al instante descolgué el teléfono. Las mismas llamadas perdidas de siempre de mis tíos, primos lejanos, y todos ellos. Suspiré algo cansada y me puse los audífonos. Algo más animada bajé a prepararme algo para comer mientras tarareaba una canción. Admito que estaba algo emocionada, muy en el fondo, porque cumplía 16. Además, iba a pasar un día entero con mi padre, hecho que no ocurre muy a menudo, así que aunque no quería estuve sonriendo todo el día. No me preocupé en las tareas, luego las haría.
Esperé…y esperé un poco más, pero nada. El timbre no sonaba, por lo que llamé a mi padre.
-¿Hola?-escuché su voz desde el otro lado de la línea.
-¿Papá?-pregunté.
-Ah..Hola, Isabella. Eh..lo siento pero se me hizo algo tarde. No te preocupes, de todos modos iré para allá-dijo él. Sin darme cuenta una lágrima se derramó por mi mejilla. Tenía que haberlo adivinado. El trabajo de mi padre le importaba más que su propia hija.
-Claro, no te preocupes por mí. Te espero-dije fingiendo estar contenta, y corté. No sé por cuánto tiempo estuve llorando, desahogándome, hasta que sentí que estaba lo suficientemente fuerte como para salir de mi recámara. Volvió a sonar mi celular, era mi padre..otra vez.
-Hola-lo saludé.
-Hija, lo siento, pero no podré ir. Será otro día, ¿si?..En verdad lo siento..pero se me complicaron las cosas y ahora estoy conduciendo al trabajo…
Mi padre siguió hablando, tratando de que entendiera la razón por la cual no pasaría los 16 años con su hija, pero estaba demasiado triste..o molesta como para escucharlo.
-¿Sabes que? Ya estoy harta de que siempre interpongas tu trabajo conmigo. Ya me doy cuenta de que no te intereso, vaya cumpleaños que me diste. Gracias pa….-dejé de hablar al escuchar un fuerte ruido proveniente del otro lado de la línea-¿Papá?...-pregunté, temerosa, cuando el ruido cesó, pero ya no se oía la respiración de mi padre-¡¿Papá?!-grité, pero nadie respondió.
******************************************
No sé cuanto tiempo pasó hasta que recibí una llamada telefónica de mi tía, diciendo que ya estaba llegando a mi casa. Salí de mi cuarto rápidamente y la esperé en la entrada de la sala.
-¿Qué pasa?-pregunté algo confundida, pero ella no dijo nada y solo me llevó hasta su coche-¿A dónde estamos yendo?-volví a insistir, ya sentada en su auto.
-A la clínica, Is-dijo nerviosa, y con los ojos llorosos.
-¿A la clínica? ¿Por qué?-dije, pero ya no obtuve respuesta hasta que llegamos al lugar. Mi tía entró rápidamente a la clínica mientras yo caminaba detrás de ella con paso acelerado.
-¿Cómo está?-le preguntó a uno de los doctores que pasaba, y él solo señaló a una habitación al final del pasillo, a la cual mi tía y yo nos dirigimos. En el fondo empezaba a temer que algo malo iba a pasar, pero no fue sino hasta que abrimos la puerta cuando pude entenderlo todo.
-¡Papá!-grité mientras iba a la camilla a verlo, derramando lágrimas.
-Isabella..-dijo mi padre con un tono de voz casi imperceptible-Hoy cumples..16 años-siguió, con algo de dificultad-sabes que…a veces puedo ser áspero..pero..ten por seguro que..te quiero..así que..mantén siempre tu fé en eso..
-Lo siento por todo. Yo también te quiero, papá-susurré, mirándolo a los ojos.
-La vida..es muy corta..por favor..aprovéchala. Hija..te quiero más de..lo que imaginas-finalizó, y luego de eso cerró los ojos para no volverlos a abrir más.
Regresé a mi casa bañada en llanto, abrazada de mi tía, sentía un vacío en el corazón más grande del de la muerte de mi madre. Y a pesar de eso hoy día cumplía 16 años de vida. Pero pensé en las palabras de mi padre..”La vida es muy corta, aprovéchala..” Esas palabras se me habían quedado grabadas en mi mente, y supe enseguida que tenía que ponerlas en práctica. Una pequeña sonrisa se dibujó en mi rostro mientras veía la foto de mis padres encima del escritorio de mi habitación, desde hoy mi vida cambiaría, eso era lo que mi padre hubiera querido….

2 comentarios:

  1. wooow!!! Wooowww!!!

    Me encanta!!! esta super lindo!!! Me encanta!!!
    me ha encantado la forma en la que escribes, y como has relatado tu historia!!!

    muy linda!!! la verdad m conmovio mucho!!!

    bueno, besoos, y hasta la proxima!!!

    t.k.m.♥♥♥

    ResponderEliminar
  2. Está genial! Ahora mismo te voto^^

    ResponderEliminar